Sala Stampa F1

El Alerón Delantero de F1 para 2019

El Alerón Delantero de F1 para 2019

Se ha hablado mucho sobre el nuevo reglamento y la nueva aerodinámica para la temporada que viene. Especialmente sobre el alerón delantero, que es el cambio más notorio.

Según la Fórmula 1, estos cambios prometen más facilidad de adelantamiento, sobre todo en los circuitos con curvas rápidas.

Como siempre, hay defensores y detractores; quienes confían en las actualizaciones y quienes no se creen las promesas de los resultados hasta que los ven. Desde Rolling Pistons vamos a repasar en qué consisten estos cambios y explicar en qué debería afectar al rendimiento de los monoplazas

Las nuevas especificaciones

Empezando por las medidas, ahora los alerones delanteros serán más anchos y más largos:

  • 20 centímetros más anchos (de 1,8m a 2m)
  • 25 milímetros más largos en la zona frontal

En 2019 tendremos unos alerones delanteros más grandes en general y tan anchos como el monoplaza, pero mucho menos eficientes.

Hasta ahora, estos alerones llevaban numeroso elementos que conseguían que el aire “apenas” chocase contra las ruedas:

Estos elementos verticales están claramente enfocados a reducir la resistencia al avance (drag) del coche creando vórtices y desviando el aire fuera de la trayectoria de las ruedas.

En cuya labor también colaboraban unos elementos colocados bajo el alerón:

Éstos ahora estarán limitados a 2 por lado. Es decir, 4 en total:

Como podrás imaginar, circula mucho más aire por encima del alerón que por debajo. Sin embargo, también es muy importante controlar el aire “raso” para evitar en la medida de lo posible que el aire choque con las ruedas en la parte inferior (algo que generaría drag e incluso pérdida de adherencia) y para favorecer el efecto suelo.

Las ruedas son el elemento que más drag genera en un coche tipo fórmula, por girar “en contra” del flujo del aire y no estar carenadas. Por eso, los alerones frontales que hemos visto hasta ahora son tan responsables de los récords por vuelta de los F1. Recuerda que los coches de Fórmula 1 son los más veloces por su rápido paso por curva gracias a la aerodinámica, y no a la potencia del motor.

Influencia de los cambios del alerón frontal sobre los monoplazas

Como ya adelantaba en el apartado anterior, los nuevos alerones serán más ineficientes. Es decir, disminuirá el ratio “carga aerodinámica (downforce) / resistencia aerodinámica (drag)”.

La forma en la que los anteriores alerones frontales disminuían el drag no era tanto desviando directamente el flujo de aire “fuera” de la trayectoria de las ruedas, sino creando vórtices. Éstos hacen que el aire que fuese contra las ruedas (sin pasar por el alerón) se desvíe; y además, que haya un flujo de aire que se pegue al cuerpo del coche pasadas las ruedas.

Al simplificar tanto los alerones delanteros y eliminar esos mecanismos de creación de vórtices, se aumenta la resistencia al avance e incluso disminuye la eficiencia aerodinámica general del monoplaza.

A pesar de que el aumento del ancho será beneficioso para reducir el drag creado por las ruedas, estará muy lejos de ser suficiente como para suplir la pérdida de los vórtices.

Lo importante, ¿cómo afectará esto a las carreras?

La incorporación de estos cambios buscan reducir el “aire sucio” creado en la estela de los F1 debido a los vórtices que producen.

Cuando un monoplaza de F1 va detrás de otro, el aire que recibe está “manipulado” por el coche de delante, un aire con el que no se puede generar tanta carga aerodinámica.

Por eso, en las curvas rápidas el coche de detrás va más lento y esto dificulta notablemente los adelantamientos.

A partir de 2019, los alerones delanteros generarán menos vórtices, sufrirán más drag y su rendimiento en curvas rápidas será más similar al del coche de detrás.

Por otro lado, el aire sucio que recibe el coche de detrás también produce menos drag que el aire limpio que choca contra el de delante. Esto es lo que se conoce como rebufo y hace que se adelante más fácil en las rectas.

En la próxima temporada, como el aire que recibe el coche de detrás generará más carga, también generará más drag. Algo que sería contraproducente si se quieren favorecer los adelantamientos. Sin embargo, el monoplaza de delante también sufrirá más drag por no tener esos vórtices que evitan que el aire choque contra las ruedas.

Por último, no quiero dejarme sin mencionar la parte técnica/económica. Estos cambios harán que se necesite menos presupuesto para probar nuevos alerones por ser mucho más simples y que se cambie la filosofía aerodinámica del coche en general.

Los F1 son construidos como un todo único. Es decir, no se puede diseñar una pieza sin tener en cuenta el resto, porque todas tienen funciones relacionadas. Para 2019, se tendrán que rediseñar muchas partes importantes y se tendrán que buscar soluciones originales para desviar el flujo de aire de las ruedas, generar la suficiente downforce y equilibrar el balance aerodinámico.

Veremos quién sabe adaptar mejor su coche de Fórmula 1.